Una nariz más grande para tener éxito sexual

  • Los machos de los monos probóscide desarrollaron unos apéndices colgantes y superlativos para atraer a las hembras. Cuanto más prominentes, más atractivos resultan

Cyrano de Bergerac habría tenido menos complejos y más éxito con su amada Roxane y quizás Quevedo habría cambiado la intención de uno de sus sonetos más populares si hubieran sabido que, en otra especie no tan lejana a la nuestra, ser un narizotas es ser un guaperas, un «crack» sexual, un machote total. En efecto, entre los machos de monos narigudos de las selvas de Borneo, cuando más grande es el apéndice nasal, más hermoso y masculino es considerado su propietario.

 

Este mono narigudo tiene garantizado el éxito entre las hembras - Wikipedia

Este mono narigudo tiene garantizado el éxito entre las hembras – Wikipedia

Según explica en la revista «Science Advances» un equipo internacional de investigadores, la curiosa nariz de los machos de estos monos evolucionó hasta conseguir ese tamaño superlativo debido a la competencia entre ellos y a la predilección femenina. Además, la ampliación nasal modifica la llamada del macho, posiblemente como una pista audible del atractivo.

«En los animales, los machos tienen a menudo rasgos físicos exagerados como consecuencia de la selección sexual. Pero no se puede obtener nada más extraño que una nariz larga y colgante», explica Hiroki Koda, del Instituto de Investigación de Primates de la Universidad de Kioto y primer autor de el estudio. «Y a pesar de que esta característica única ha sido admirada durante mucho tiempo, las explicaciones sobre su evolución y sus roles ecológicos no habían quedado claras».

Entre los primates, las narices más grandes con dimorfismo sexual prominente solo se observan en esta especie. Teóricamente, los rasgos masculinos exagerados podrían servir como competencia publicitaria ante otros machos o para atraer a las hembras.

Así que para probar esta hipótesis, el equipo realizó mediciones morfológicas y observaciones de comportamiento en monos tanto en cautiverio como en su hábitat natural. Probaron las correlaciones entre características como la masa corporal, los rasgos faciales, el volumen testicular, las vocalizaciones y el número de hembras del harén en los grupos observados.

Voces más graves

Los machos pesan unos 20 kilogramos, mientras que las hembras son aproximadamente la mitad. Solo ellos tienen nariz grande - KYOTO UNIVERSITY / MATSUDA LAB

Los machos pesan unos 20 kilogramos, mientras que las hembras son aproximadamente la mitad. Solo ellos tienen nariz grande – KYOTO UNIVERSITY / MATSUDA LAB

«Encontramos una fuerte correlación entre el tamaño de una nariz agrandada con la fuerza física, indicada por la masa corporal, y la capacidad reproductiva, indicada por el tamaño del testículo», describe Koda. «El número de hembras del harén también fue más grande. En pocas palabras, la nariz grande parece actuar como una ‘insignia’ de fuertes características masculinas», añade.

Sus análisis acústicos también sugirieron que la ampliación nasal ha modificado sistemáticamente las propiedades de resonancia de las vocalizaciones masculinas, haciendo que sus voces sean más graves al atraer a una hembra. «Nos sorprendió bastante encontrar una relación tan clara entre el tamaño de la nariz y las características atractivas», dice el autor principal, Ikki Matsuda. «No solo encontramos una correlación física, nuestros resultados también mostraron una correlación con el componente auditivo para atraer a una compañera».

Si es usted uno de esos hombres a una nariz pegados, como satirizaba el gran literato español, acuérdese de los monos y presuma.


Artículo original publicado el 23 de febrero de 2018 en el ABC, España, sección Ciencia.

 

Deja un comentario