Todo sobre la Evolución
Ser humano
 

Nuestra historia

Fechas relevantes

   
 

Nuestra historia • Homo sapiens • 19 cápsulas

Africa es la cuna de la humanidad

Darwin, en 1871, dijo que África iba a resultar ser la cuna de la humanidad, pues ahí vivían nuestros parientes más cercanos, los grandes simios: gorilas y chimpancés.

Hasta 1925 nadie le creía a Darwin. La mayoría de los científicos creía que el ser humano había aparecido en Asia, ya que ahí se habían encontrado los primeros fósiles de Homo erectus: el Hombre de Java en 1891 y el Hombre de Pekin en 1929.

No fue sino hasta la segunda mitad del siglo XX, cuando se encontraron una enorme cantidad de fósiles de diferentes especies de homínidos en África del Este, que la idea original de Darwin fue aceptada.

El mapa anexo muestra los lugares donde se han encontrado los fósiles más famosos.

Hoy en día no cabe la menor duda que Homo sapiens evolucionó en África y que es la única especie sobreviviente de entre muchas que vivieron desde hace 7 ma en la region del Valle del Rift.

1
Vdeo
Origen de la humanidad y su expansión por la Tierra. Eva Mitocondrial.
       
settings Sugerimos siempre buscar el icono de "settings" (preferencias) en Youtube para activar los Subtítulos en español
Síguenos en Facebook-español
Follow us on Facebook-English

Referencias:
Gibbons, Ann, () The First Human. p.

Compartir

facebooktwitter

Antigüedad de los rasgos humanos

La siguiente lista muestra qué tan antiguos son algunos rasgos humanos, en millones de años:

Recomendamos la lectura de este artículo sobre el tema, publicado muy recientemente.

1
Vdeo
Origen de los rasgos. Con subtitulos al español.
 
2
Vdeo
Evolución del rostro humano en 6 millones de años
     
settings Sugerimos siempre buscar el icono de "settings" (preferencias) en Youtube para activar los Subtítulos en español
Síguenos en Facebook-español
Follow us on Facebook-English

Referencias:
Johanson, Donald, () Lucy´s Legacy. p.

Compartir

facebooktwitter

Aprender a cocinar nos convirtió en humanos

Una teoría innovadora, basada en evidencias fechadas hace 790 y 400 ka, es la que sostiene que el aprender a cocinar utilizando el fuego le permitió a los homínidos convertirse en humanos.

Los beneficios fueron:

  1. Obtener más calorías de los alimentos, ya que el cocinar la comida hace que los almidones se gelatinicen y las proteínas se desnaturalicen.
  2. Comer más rápido, lo que libera horas del día para otras actividades.
  3. Disminuir el tamaño del intestino, ya que los alimentos se digieren, absorben y asimilan con menor costo.
  4. Obtener más energía a partir de la misma materia prima.
  5. Tener un cerebro más grande, ya que el cerebro consume una enorme cantidad de energía. En los humanos, el cerebro equivale al 2.5% del peso del cuerpo y consume el 20% de la energía.
  6. Tener posición erguida, ya que un intestino de menor tamaño ocupa menos espacio en el vientre.
  7. Socializar, pues una fogata en la noche permite comer en grupo y protegerse de depredadores.
  8. La división del trabajo por sexos: machos cazadores y hembras recolectoras y cocineras.

La gran conclusión de esta teoría es que es falso pensar que los humanos comemos comida cocida debido al tipo de dientes que tenemos.

La conclusión correcta es que tenemos dientes pequeños como una adaptación por comer comida cocida.

Síguenos en Facebook-español
Follow us on Facebook-English

Referencias:
Wrangham, Richard, (2009) Catching Fire: How Cooking Made Us Human. p. 1-206

Compartir

facebooktwitter

El bipedismo trajo consigo costos y beneficios para Homo sapiens

El bipedismo o caminar erguido distingue al humano de los demás primates. Según las evidencias fósiles, incluyendo unas huellas de homínidos de hace 3.5 ma encontradas en Tanzania, nuestros ancestros comenzaron a ser bípedos hace alrededor de 4 ma.

Algunos de los beneficios que el bipedismo aporta son el liberar brazos y manos para cargar y manipular objetos y el poder tener un punto de vista más alto sobre el nivel del terreno. Pero definitivamente conlleva costos pues los huesos y articulaciones, que llevaban 240 ma adaptadas a una evolución cuadrúpeda, se vieron sujetos a nuevos esfuerzos.

El dolor frecuente y mal funcionamiento en la espalda baja, la cadera y las rodillas son un resultado colateral del bipedismo, pues el peso que antes se distribuía en 4 extremidades, ahora sólo se apoya en dos.

Junto con el bipedismo, la pelvis humana evolucionó para convertirse proporcionalmente en más corta y ancha y dar apoyo al torso y a los órganos internos. Como parte de este cambio morfológico, el canal de parto se angostó, limitando el tamaño potencial del cráneo de los críos. Estos cambios se sucedieron simultáneamente con el crecimiento de cerebro y cráneo humanos. Esto da como resultado que los bebés humanos nazcan prematuros, con un cráneo muy pequeño. Hay una alta incidencia de complicaciones durante el nacimiento, además de que los críos son extremadamente dependientes de la madre. Esto no sucede en las demás especies de primates.

 

1
Vdeo
Proceso de bipedismo
 
2
Vdeo
El origen del bipedismo
     
settings Sugerimos siempre buscar el icono de "settings" (preferencias) en Youtube para activar los Subtítulos en español
Síguenos en Facebook-español
Follow us on Facebook-English

Referencias:
Mindell, David P. (2006), The Evolving World. p. 145

Compartir

facebooktwitter

El crecimiento del cerebro humano trajo sus problemas

Un rasgo que le dio una ventaja enorme a Homo sapiens frente a los demás homínidos fue su cerebro.

Debe haber habido una muy fuerte presión selectiva hacia el incremento de tamaño del cerebro, sin embargo, esto trajo de manera colateral otros problemas que hubo que sortear.

Los crios con cerebros más grandes tenían cabezas más grandes, pero como lo muestra el registro paleontológico, un incremento en el tamaño del canal del parto es incompatible con la posición erguida y con el bipedismo.

Entonces, mucho del crecimiento del cerebro tuvo que ser pospuesto para la etapa postnatal. En otras palabras, los infantes humanos debieron nacer prematuros. Afortunadamente para entonces, las madres ya eran bípedas, ya no necesitaban los brazos para colgarse de rama en rama por los árboles y podían cargar a sus crios.

A diferencia de los demás primates, el humano recién nacido es prematuro por 17 meses.

Síguenos en Facebook-español
Follow us on Facebook-English

Referencias:
Referencia. Mayr, Ernst, () What Evolution Is. p. 248

Compartir

facebooktwitter

El orgasmo humano es una adaptación evolutiva

La selección natural es la responsable de que el ser humano experimente orgasmos.

De entre nuestros antepasados remotos, había quienes sus cerebros no les hacían experimentar ningún placer cuando tenían sexo, algunos sentían algo de placer y algunos otros sentían mucho placer. Debió haber habido hasta quienes experimentaban dolor.

Esa variedad en los rasgos de los organismos es el modo como el mundo funciona y es lo que la evolución explota: que se seleccionen los mejor adaptados.

No vamos a dar un premio al que adivine quiénes tuvieron mayor descendencia y quiénes se extinguieron.

Después de muchas generaciones, los únicos individuos que estaban vivos eran aquellos cuyos cerebros están alambrados como los nuestros: que tienen orgasmos durante las relaciones sexuales.

Síguenos en Facebook-español
Follow us on Facebook-English

Referencias:
Rosenberg, Alex., (2012) The Atheist´s Guide to Reality: Enjoying Life Withour Illusions. p. 12

Compartir

facebooktwitter

El parecido genético entre todos los humanos

Habemos más 7,000 millones de seres humanos en el planeta actualmente. Hemos logrado poblar los más recónditos lugares, con excepción de la Antártida. Superamos en cantidad a los chimpancés, que no son más de 200 mil y viven exclusivamente en la zona ecuatorial de África. Sin embargo, si se hace un análisis genético de las diferencias en ADN entre un grupo de chimpancés comunes (Pan troglodytes) y un grupo de seres humanos de muy diversos orígenes, los resultados son sorprendentes.

Un estudio hecho en 1999 con 30 chimpancés machos representando todas las poblaciones africanas, mostró las diferencias que en promedio estos individuos tienen entre ellos en una sección específica del cromosoma Y. El mismo estudio se llevó a cabo con machos humanos y en exactamente la misma sección del cromosoma Y. El resultado fue inesperado. Los chimpancés comunes tienen de 3 a 4 veces más diferencias que los humanos: hay mucha más diversidad genética entre ellos que entre nosotros aun cuando nosotros los vemos a todos iguales.

No contentos con este resultado, los investigadores repitieron el estudio con gorilas, con bonobos y con orangutanes. La sorpresa fue que los gorilas y los orangutanes son todavía más diversos que los chimpancés. Únicamente los bonobos (Pan paniscus) tienen una diversidad parecida a la nuestra.

¿Qué significan estos resultados? Significan que los humanos actuales tenemos un tátara-tátara-tátara- … -tátara-abuelo Homo sapiens común muy reciente. Estamos todos emparentados. Creer que hay diferencias profundas entre distintas poblaciones humanas, sólo porque tenemos diferencias físicas, es un mero prejuicio social.

Síguenos en Facebook-español
Follow us on Facebook-English

Referencias:
Paabo, Svante, Neanderthal Man: In Search of Lost Genomes. p 94

Compartir

facebooktwitter

El ser humano es el fabricante de herramientas por excelencia

Cuando comienza 2001: Una Odisea en el Espacio, un chimpancé se da cuenta de repente del potencial que tiene una herramienta sencilla: recoge del piso un palo, lo usa como arma y así domina a sus compañeros.

El entender causas y efectos fue clave para desarrollar herramientas, cambiar el medio ambiente, defenderse y atacar enemigos.

Aun cuando hay evidencias de animales utilizando herramientas, éstos no entienden la diferencia entre las herramientas y el utilizarlas de distintas maneras.

Nunca se ha visto a un animal usar un contenedor para cargar agua o comida. Las ollas y bolsas son inventos humanos.

Tampoco se ha visto a ningún animal utilizar una herramienta para fabricar otra herramienta.

Sólo los seres humanos utilizaron una herramienta para interactuar con otra, inventaron la tecnología que fue lo que impulsó la evolución humana.

1
Vdeo
Fragmento de 2001: Una Odisea en el Espacio
       
settings Sugerimos siempre buscar el icono de "settings" (preferencias) en Youtube para activar los Subtítulos en español
Síguenos en Facebook-español
Follow us on Facebook-English

Referencias:
Wolpert, Lewis, (2006) Six Impossible Things Before Breakfast: The Evolutionary Origins of Belief. p. 69

Compartir

facebooktwitter

Entender causas y relaciones entre eventos nos convirtió en humanos

Podemos asegurar que los demás animales entienden poco acerca de qué produce los movimientos y eventos que se suceden a su alrededor. No entienden la causalidad.

Para el ser humano es fácil entender que una piedra al caer puede astillar un tronco o que el viento hace que las ramas de un árbol se sacudan.

Ningún otro animal tiene un entendimiento similar de causa y efecto.

Es fácil ilustrar las diferencias entre un chimpancé y un humano citando el hecho que a un chimpancé que observa cómo el viento sacude una rama hasta tirar los frutos al suelo, nunca se le ocurre sacudir él las ramas de un árbol para conseguir los frutos más fácilmente.

Los animales distintos al ser humano no tienen explicaciones de por qué los objetos interactúan entre sí mismos del modo que lo hacen. No tienen los conceptos de las diferentes causas que explican las interacciones entre objetos.

Algunos pueden aprender que de una tarea se sucede otra, como los ejemplos de ratones moviendo manijas para obtener comida o gatos jalando picaportes para abrir puertas. Pero estos ejemplos no implican que el animal está entendiendo lo que sucede.

El hecho de preguntarnos siempre por qué suceden las cosas y el entendimiento de las causas fue algo de lo que nos hizo diferentes a los demás animales, nos hizo humanos.

Síguenos en Facebook-español
Follow us on Facebook-English

Referencias:
Wolpert, Lewis, (2006) Six Impossible Things Before Breakfast: The Evolutionary Origins of Belief. p. 51

Compartir

facebooktwitter

Fechas relevantes en la evolución del hombre

Homo sapiens, al igual que cualquier otro animal, es el resultado de millones de años de evolución, para llegar a lo que hoy es el ser humano.

Con el fin de entender fácilmente la historia de esta especie, tenemos cinco fechas aproximadas para darnos una idea qué sucedió:

  1. Hace entre 5 y 7 ma fue la última vez que los seres humanos y los chimpancés, nuestros parientes animales más cercanos, tuvieron un ancestro común. La especie que existía en ese tiempo se separó en dos. Esto quiere decir que existió una hembra que tuvo dos hijas que se aislaron y sus descendientes nunca se volvieron a mezclar. Una de las hijas es la antepasada de todos los chimpancés y bonobos. La otra hija es la antepasada de todos los homínidos.
  2. Hace 2.5 ma una de las especies de hominidos que habitaba Etiopía central empezó a fabricar herramientas de piedra. A estos homínidos se les llama Homo habilis.
  3. Hace 1.5 ma, después de miles de años de ""lo mismo"", unos homínidos empiezan a fabricar hachas de mano. A estos homínidos se les llama Homo ergaster. Algunos de ellos migraron a Asia, donde se les conoce como Homo erectus. Otros migraron a Europa y a sus descendientes se les conoce como Neandertales.
  4. Hace 150 ka, los descendientes de ergaster que se habían quedado en África desarrollan cerebros grandes y se les conoce como los primeros Homo sapiens. Quizá nunca sabremos ni dónde ni cómo sucedió esto, pues seguramente no era un población más grande de 50 o 100 individuos y no dejaron evidencias de su existencia.
  5. Hace 47 ka los Homo sapiens que ya hacía tiempo se parecían a nosotros, empiezan a comportarse como nosotros. Empiezan a crear pintura, grabados, escultura, arte funerario, ornamentos corporales. Todo esto implica una cultura muy rica, una inteligencia enfocada y una vida imaginativa, que no había existido nunca antes.
"

Síguenos en Facebook-español
Follow us on Facebook-English

Referencias:
Curtis, Gregory, () The Cave Painters. p. 25-29

Compartir

facebooktwitter

La capacidad simbólica distingue a los seres humanos

Si existe una única característica que distingue a los seres humanos hoy, es su capacidad simbólica: esa habilidad común que nos permite organizar el mundo a nuestro alrededor en un vocabulario de representaciones mentales que podemos recombinar en una variedad de formas sin fin.

Esta habilidad mental única nos permite crear mundos alternativos dentro de nuestros cerebros, que son la base de la diversidad cultural que tanto caracteriza a nuestra especie.

Las demás criaturas viven en el mundo que la Naturaleza les ofrece. Reaccionan a él de manera directa, aunque hay que aceptar que hay quienes lo hacen con mucha sofisticación.

En contraste, nosotros los humanos vivimos hasta cierto grado en mundos creados dentro de nuestras cabezas, a pesar de que la cruda realidad insiste frecuentemente en entrometerse.

Referencias:
Tattersall, Ian (2012). Masters of the Planet: The Search for Our Human Origins, p. XIV

Compartir

facebooktwitter

La especie humana estuvo en peligro de extinción

Con una población mundial de seres humanos que rebasa ya los 7,000 millones de individuos, es difícil concebir que en algún momento Homo sapiens fue una especie en peligro de extinción.

Sin embargo, los estudios de ADN de las poblaciones actuales indican que hubo una época cuando nuestros ancestros sufrieron una disminución dramática en su población.

A este fenómeno se le conoce como un cuello de botella poblacional.

Hace alrededor de 195 ka, las condiciones climáticas comenzaron a deteriorase. El planeta entró en una larga edad de hielo conocida como MIS-6 (Marine Isotope Stage 6) que duró aproximadamente 123 ka.

Los climatólogos aseguran que el planeta se volvió frío y árido y sus desiertos se expandieron considerablemente con respecto a sus extensiones actuales.

Mientras el planeta sobrevivía este régimen helado, el número de humanos se desplomó peligrosamente, de alrededor de 10,000 individuos con potencial reproductivo, a unos cuantos centenares.

Las estimaciones de las fechas exactas y el tamaño de las poblaciones varían de estudio a estudio, sin embargo, todos indican que cada uno de los individuos vivos actualmente descendemos de una pequeñísima población que vivió en una región de África en algún momento durante esa edad de hielo.

La pregunta que surge es: ¿cómo sobrevivieron esos individuos durante esa catástrofe climática?

Todo parece indicar que buscaron refugio en la región meridional de Sudáfrica. Las cuevas de la Bahía Mossel, en un lugar llamado Pinnacle Point, muestran evidencias de una población que hace 164 ka ahí vivía y se alimentaba de peces y mariscos, mientras todas las demás poblaciones de Homo sapiens sucumbieron al frio.

Síguenos en Facebook-español
Follow us on Facebook-English

Referencias:
Referencia. Scientific American Editors, (2013) Becoming Human: Our Past, Present and Future. p. 3.1

Compartir

facebooktwitter

La evolución de Homo sapiens

El origen del hombre es un tema que ha intrigado a la humanidad desde siempre. Han existido infinidad de mitos que pretenden explicar cómo apareció el ser humano. Desafortunadamente todos son falsos pues carecen de evidencias que confirmen que lo que se narra haya en efecto sucedido.

La única explicación verdadera es la evolución, que cuenta con todas las evidencias para soportar sus argumentos. Sin embargo, el público en general no entiende a fondo qué fue lo que en realidad sucedió, que dió como resultado que los seres humanos apareciéramos en el planeta.

En el mejor de los casos, cuando alguien muestra un ligero conocimiento acerca de evolución, se limita a decir que ""descendemos de los monos"". Este es uno de los errores más comunes que se comente cuando se tiene una idea equivocada acerca de la evolución.

Aquí presentamos una serie de animaciones gráficas que ilustran cómo fue la evolución del ser humano.

Los primeros dos videos, tomados de la serie Cosmos, presentan a Carl Sagan describiendo en pocos minutos cómo se fueron sucediendo los cambios. Comenzando a partir de los animales unicelulares, éstos evolucionaron para convertirse en animales multicelulares, invertebrados, peces, tetrápodos, amniotas, mamíferos, primates, homínidos, hasta llegar a Homo sapiens.

El tercer video es una animación tomada del libro Evo donde en pocos segundos se muestra la evolución del hombre, en sentido inverso del tiempo, desde el presente hacia el pasado.

El cuarto es un muy divertido video de los Simpson explicando la evolución de Homero.

Y la última animación ilustra la ubicación del hombre actual entre la gran cantidad de homínidos que se sabe existieron, desde hace 6 ma a la fecha.

1
Vdeo
Video de Carl Sagan tomado de Cosmos. Inglés
 
2
Vdeo
Video de Carl Sagan tomado de Cosmos. Español
 
3
Vdeo
Animación del libro Evo
 
4
Vdeo
La evolución según los Simpson
 
5
Vdeo
Crash Course Big History #6: Human Evolution
settings Sugerimos siempre buscar el icono de "settings" (preferencias) en Youtube para activar los Subtítulos en español

La evolución de la sexualidad humana

Muchas de las características de la sexualidad humana se deben a que las hembras humanas desarrollaron ovulación oculta.

En la mayoría de los animales, las hembras muestran a los machos señales cuando están en celo y es únicamente en ese intervalo de tiempo que son receptivas al macho para aparearse.

En las hembras humanas la ovulación es oculta. Ni la hembra ni el macho saben cuándo ésta está en un periodo fértil, lo que da lugar a que la hembra sea receptiva continuamente.

¿Por qué surgió esta adaptación?

La explicación más plausible es que esta adaptación fisiológica ofreció una ventaja en el sentido Darwiniano, uniendo más firmemente a los miembros de las tribus de humanos primitivos.

La actividad sexual frecuente, aunque inusual en mamíferos, sirvió para afianzar el vínculo entre la pareja y reducir la agresión entre machos.

En grupos de babuinos y otros primates, la hostilidad entre machos se intensifica cuando las hembras entran en celo.

La ovulación oculta redujo la competencia entre machos y les permitió hacer alianzas para cazar en grupo.

Las religiones han entendido de manera totalmente equivocada el papel de las prácticas sexuales de los seres humanos: son más una estrategia de vinculación que un medio de procreación.

Síguenos en Facebook-español
Follow us on Facebook-English

Referencias:
Wilson, Edward O., () On Human Nature. p. 140

Compartir

facebooktwitter

Las razas humanas no existen

El concepto de razas humanas es un constructo social que ha dado lugar a los prejuicios y la discriminación.

Muchas de las diferencias sistemáticas que vemos entre poblaciones son debidas a adaptaciones al medio ambiente.

Nuestros huesos son todos del mismo color. La sangre de todos los seres humanos es también del mismo color. Es nuestra piel, que está en el exterior de nuestros cuerpos, la que puede tener diferentes tonalidades.

La melanina protege la piel de quemaduras del sol. Quien tiene más melanina tiene piel más oscura. La piel es la parte del cuerpo que el clima ve, pero también es la parte del cuerpo que las otras personas ven.

Los párpados pronunciados protegen al ojo del clima frío seco y la nieve. Llaman mucho la atención pues están en la cara, que es lo primero que vemos en otro ser humano.

Estas diferencias, que llamamos raciales, son poco profundas: son superficiales, a nivel de la piel. Se ha llegado al extremo de generalizar diferencias internas a partir de diferencias externas.

El estudio del ADN humano ha permitido saber que el 85% de la variación es entre una persona y otra dentro de un mismo grupo étnico, tribu o nación.

Un 8% adicional es entre grupos étnicos.

El 7% restante son diferencias entre los que llamamos razas.

En otras palabras, si escogemos al azar dos Suecos, van a tener doce veces más variación genética entre ellos, que la variación entre un Sueco promedio y un Apache promedio.

1
Vdeo
De dónde provienen las diferencias en el color de la piel
       
settings Sugerimos siempre buscar el icono de "settings" (preferencias) en Youtube para activar los Subtítulos en español
Síguenos en Facebook-español
Follow us on Facebook-English

Referencias:
Pinker, Steven, () The Language Instinct: How the Mind Creates Language. p. 447

Compartir

facebooktwitter

Los cambios climáticos favorecieron la aparición de Homo

Aun cuando no se conoce ningún fósil de antepasado de simios ni ningún homínido de hace entre 10 y 7 ma, es posible afirmar que el linaje de los australopitecinos (que comprende Ardipithecus y Australopithecus) se separó del linaje de los simios al final del Mioceno, hace entre 7 y 6 ma.

Los simios vivían en selva tropical, que es la razón por la cual no hay fósiles. En las selvas, el material orgánico se descompone mucho antes de poder fosilizarse.

Un enfriamiento global en la temperatura del planeta al final del Mioceno, exacerbado en el este de África por el movimiento de placas tectónicas que hizo que aumentara la altitud, provocó que aparecieran bosques de árboles alrededor de la selva.

Algunos simios cuadrúpedos atrapados en las zonas boscosas se adaptaron a bipedismo terreste y cuadrupedismo arbóreo, dando lugar a la aparición de los australopitecinos.

Después, hace 2.5 ma hubo otro enfriamiento global que provocó la aparición de sabana en África, como existe actualmente. Sólo los homínidos que ya tenían algunas adaptaciones al bipedismo pudieron adaptarse una vez más a una vida totalmente bípeda.

Es válido conjeturar que si los cambios climáticos no hubieran sucedido, los descendientes de los simios no habrían tenido la necesidad de moverse en el terreno en dos patas y Homo no habría aparecido.

Síguenos en Facebook-español
Follow us on Facebook-English

Referencias:
Tudge, Colin., () The Day Before Yesterday. p. 206

Compartir

facebooktwitter

Los humanos no somos herbívoros

Los humanos comemos plantas pero nuestra conducta alimenticia sugiere que no somos una especie herbívora.

Muchos de nosotros vivimos rodeados de pinos, fresnos, álamos, ficus y laureles, pero a nadie se le ocurre hacerse una ensalada con las hojas de estos árboles. Tampoco se nos ocurriría cenar las hierbas silvestres de un bosque.

La razón es que muchas de estas plantas han desarrollado toxinas para defenderse de sus depredadores y además contienen compuestos que no podemos digerir. Si nosotros comiéramos sus hojas, dependiendo de la especie que se trate, podríamos sufrir de paro cardiáco, glaucoma, malestar estomacal, pérdida de visión periférica o irritación de las membranas mucosas.

Las pocas hierbas que comemos, como lechuga, brócoli o espinacas, han sido seleccionadas artificialmente de tal manera que no contengan toxinas. Esto ha provocado que tengamos una idea distorsionada de la realidad de las plantas y hierbas.

Nuestra imagen de un mundo verde y sano está totalmente equivocada. Los bosques y selvas son sitios ricos en substancias venenosas.

Las plantas evolucionaron produciendo toxinas para defenderse y sus depredadores evolucionaron desarrollando métodos bioquímicos para neutralizarlas.

Nosotros no pertenecemos a esos grupos. Nosotros evolucionamos un aparato digestivo que funciona de maravilla con una dieta cocida formada por proteínas, grasas y carbohidratos.

Síguenos en Facebook-español
Follow us on Facebook-English

Referencias:
Haskell, David George., (2012) The Forest Unseen. p. 107

Compartir

facebooktwitter

Nunca hubo un primer ser humano

Todos nosotros somos humanos. Nuestros padres, abuelos, bisabuelos, tátara-tátara-tátara abuelos, todos fueron humanos. Iguales a nosotros.

¿Pero qué hay de nuestro abuelo de hace 120 mil generaciones? Él no era humano, era un australopiteco.

¿Y nuestro abuelo de hace 185 millones de generaciones? Él era un pez.

Imaginemos que formamos a todos nuestros antepasados directos en una fila de longitud 185 millones de individuos.

El individuo número 1000 en la fila, nuestro antepasado de hace mil generaciones, es un humano del Mesolítico, nacido hace 25 ka, como los pintores de la Cueva de Chauvet.

El individuo númeto 10,000 en la fila, de hace 10 mil generaciones, todavía parece humano, pero ya se le notan algunas diferencias. Es uno de los hombres del Paleolítico, contemporáneo del fósil más antiguo de Homo sapiens que se conoce.

El que está en el lugar 75 mil, de hace 75 mil generaciones y millón y medio de años, ese antepasado no es humano, es un Homo erectus.

Y el que está en el lugar millón y medio, de hace 25 ma, ese antepasado se parece a los primeros simios, como el fósil Proconsul.

Podemos continuar así hasta llegar a nuestro antepasado pez de hace 375 ma y que es contemporáneo de Tiktaalik.

La pregunta que surge es: ¿cuál es el primer humano?

La respuesta es que se trata de un problema de etiquetas. Habrá quien decide llamar humanos a nuestros antepasados de hace 150 ka, y habrá quién decide que los humanos existen desde hace 250 ka. Estas etiquetas se ubican de modo arbitrario.

A lo largo de la fila nunca encontraremos un individuo que sea totalmente distinto a su hijo o a su padre. Sin embargo, todos los indivuduos tendrán un antepasado a larga distancia que ya es muy diferente.

 

Vídeo de referencia

Referencias:
Dawkins, Richard, () The Ancestor´s Tale: A Pilgrimage to the Dawn of Evolution. p.

Compartir

facebooktwitter

Ubicación de Homo sapiens entre los primates

La gráfica que ilustra el parentesco evolutivo de varias especies se llama un cladograma, muy parecido a un árbol genealógico.

El cladograma de los primates se muestra en una de las figuras anexas, al cual se le han agregado la ubicación de tres fósiles muy conocidos: Darwinius masillae (de hace 47 ma), Aegyptopithecus zeuxis (de hace 35 ma) y Proconsul africanus (de hace 18 ma), que por cierto ya no tiene cola.

En otra de las figuras muestra el mismo cladograma en menor detalle, con las especies que nos son más familiares.