Todo sobre la Evolución
Lo esencial
 

Obra

Frases memorables

 

Obra • Descubridores de fósiles de homínidos • 18 cápsulas

1856-Dos mineros descubren a los Neandertales: Homo neanderthalensis

Hoy, el valle del Neander, en Alemania, es un hermoso lugar, con bosques, cuevas y unos acantilados espectaculares. A mediados del siglo XIX, esa zona era explotada para utilizar todos sus recursos naturales.

Existían muchas minas de donde se extraía piedra caliza para ser aprovechada en construcción y en la fundición del hierro.

En agosto de 1856, dos mineros que limpiaban una cueva hoy llamada Feldhof o Kleine Feldhofer Grotte, encontraron algunos huesos entre los escombros que llevaban en sus carretillas.

Para beneplácito de la ciencia moderna, uno de los dueños, Wilhelm Beckershoff, decidió que bien valía la pena conservar esos huesos. Inclusive mandó a los trabajadores en busca de más.

En total, se recuperaron 16 piezas que debieron haber formado parte de un esqueleto completo.

Afortunadamente los fósiles de hueso llegaron eventualmente a manos de un profesor de anatomía de la Universidad de Bonn, de nombre Hermann Schaaffhausen, quien se convenció que se trataba de los restos de un hombre muy antiguo.

Se les puso el nombre de Neandertal por el valle donde fueron encontrados. Hoy se sabe que los Neandertales poblaron Europa y Asia durante 300 ka y desaparecieron misteriosamente hace 28 ka.

En la actualidad se conocen cientos de fósiles de Neandertales.

Las características que los distinguen de los humanos ya no son cuestionadas. Se sabe que a edad madura, eran bajos de estatura, fornidos y de apariencia extraña. Si los vistiéramos con ropa contemporánea quizá podríamos esconder sus torsos gruesos en forma de barril y sus extremidades cortas. Pero sus cabezas desproporcionadamente alargadas, sin mentón y con unos arcos acentuados sobre los ojos, llamarían mucho la atención entre la gente.

Aquí encuentras otros descubridores de fósiles de homínidos.


Reader, John, (2011) Missing Links: In Search of Human Origins p. 61

Compartir

facebooktwitter

 
Vdeo

1891-Eugene Dubois descubre al Hombre de Java: Homo erectus

Eugene Dubois (1858-1940) fue un paleontólogo holandés que se propuso encontrar lo que en su época se conocía como el eslabón perdido: una supuesta especie intermedia entre los humanos y los simios. Él sabía que en Indonesia se habían encontrado gran cantidad de fósiles de mamíferos de hace entre 1 y 2 ma.

Como Indonesia está en el trópico y Dubois suponía que los antepasados del ser humano vivieron en el trópico, decidió que seguramente en Indonesia iba a encontrar lo que buscaba. Se reclutó en el ejército holandés y logró que lo mandaran a la Isla de Java con su esposa y su bebé. Dedicado a excavar para encontrar los restos que suponía debían existir, sobrevivió todas las enfermedades típicas de los trópicos.

Contra todos los pronósticos, en 1891 encontró un diente molar. Dos meses más tarde encontró un cráneo más grande que el de un chimpancé pero más pequeño que el de un humano. Después encontró un femur que sin duda mostraba que el individuo era bípedo.

El Hombre de Java fue el primer fósil de homínido en haberse encontrado en el mundo. De este descubrimiento se fortaleció la teoría de que Homo sapiens había aparecido en Ásia. Nombró a su especimen Pithecanthropus erectus e intentó convencer al mundo científico que se trataba de una especie intermedia, pero desgraciadamente esto resultó ser más difícil que la búsqueda del fósil.

Dubois murió fustrado, aislado y enojado.

Hoy se sabe que el Hombre de Java es Homo erectus y que tiene una antiguedad de 0.8 a 1.2 ma. También se sabe que erectus evolucionó en África hace 2 ma, que algunos grupos emigraron a Asia y Europa e inclusive que sobrevivieron ahí hasta hace unos 250 ka.

Se cree que sus descendientes son los Hobbits, Homo floresiensis, encontrados recientemente en la Isla de Flores en Indonesia, quienes sobrevivieron hasta hace 13 ka.

También se sabe que Homo erectus es descendiente de Homo habilis y que algunos erectus son antepasados de Homo sapiens.

Aquí encuentras otros descubridores de fósiles de homínidos.


Gibbons, Ann, () The First Human. p. 29

Compartir

facebooktwitter

 
Vdeo

1924-Raymond Dart descubre al Niño de Taung: Australopithecus africanus

Raymond Dart (1893-1988) fue un antropólogo australiano que daba clases de anatomía en Johannesburg, Sudáfrica. Asombrado por la escasez de colecciones de esqueletos, organizó un concurso entre sus alumnos para ver quién conseguía los restos óseos más interesantes.

Para su sorpresa, en el verano de 1924 le hicieron llegar un contenedor con el cráneo de un individuo muy joven que ni era simio ni era humano. Tenía rasgos en la base del cráneo que evidenciaban bipedismo: su foramen magnum (el agujero en el cráneo por donde sale la espina dorsal) está ubicado más hacia el frente que en los simios.

Se trata del primer ejemplar de homínido encontrado en África. Aun cuando Dart publicó su descubrimiento en la revista Nature, la noticia no fue muy bien recibida en el mundo científico pues todavía se pensaba que el hombre había evolucionado en Asia.

Además, la noticia en 1929 del descubrimiento del Hombre de Pekin por Davidson Black opacó a Dart.

Al ejemplar de Dart se le conoce como el Niño de Taung y está clasificado como Australopithecus africanus, que vivió hace entre 1 y 2 ma.

Se le considera descendiente de Australopithecus afarensis pero no antepasado de Homo sapiens.

Aquí encuentras otros descubridores de fósiles de homínidos.


Gibbons, Ann, () The First Human. p. 33

Compartir

facebooktwitter

 
Vdeo

1929-Davidson Black descubre al Hombre de Pekin: Homo erectus

Davidson Black (1884-1934) fue un médico canadiense que trabajaba en China. En 1928 encontró, en Zhoukoudian, cerca de Beijing, restos de dientes, un maxilar inferior y pedazos de cráneo.

Para 1929, con el apoyo de la Rockefeller Foundation, logró quedarse en China enmedio de la revolución y encontró un cráneo completo al que le puso el nombre de Sinanthropus pekinensis. Este descubrimiento fortalecía la idea, comunmente aceptada en esos años, que el hombre había evolucionado en Asia.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los fósiles de Black se perdieron pero afortunadamente existen moldes de muy buena calidad.

Hoy se sabe que el Hombre de Pekin es Homo erectus, con una antigüedad de 200 a 500 ka.

Aquí encuentras otros descubridores de fósiles de homínidos.


Gibbons, Ann, () The First Human. p. 35

Compartir

facebooktwitter

 
Vdeo

1959-Mary Leakey descubre a Zinj: Australopithecus boisei

El matrimonio Leakey, Louis (1903-1972) y Mary (1913-1996), son quizá la pareja más famosa en paleontología, en parte por haber encontrado las evidencias que demuestran que el ser humano apareció en África Oriental, concretamente en lo que se conoce como el Gran Valle del Rift.

Él era de origen inglés pero nacido en Kenya y ella nació en Londres y se mudó a Nairobi cuando se casó con él.
 
Después de trabajar por casi 30 años en la Garganta de Olduvai, en Tanzania, donde habían encontrado una enorme cantidad de herramientas de piedra y restos de animales extintos como cerdos, girafas, hipopótamos, bufalos, los Leakey se empeñaron en buscar los restos de los cazadores de esos animales y fabricantes de esas herramientas.
 
En 1959 Mary Leakey excavó el primer fósil encontrado en el este de África, de un miembro de la familia del ser humano al que llamaron Zinj. Desde un principio y por el hecho de analizar el tamaño de sus dientes, supieron que se trataba de un australopitecino, que es una subrama de la famillia de los homínidos que no es antepasada de Homo sapiens.
Este descubrimiento hizo que los Leakey saltaran a la fama. De ahí en adelante tuvieron patrocinios de muy diversos organismos para continuar con sus excavaciones.
 
Hoy se sabe que Zinj es un ejemplar de Australopithecus boisei (también llamado Paranthropus boisei) que vivió hace 1.75 ma.
 
Ésta es una reconstrucción tridimensional de un ejemplar que Richard and Meave Leakey encontraron en 1969.
 
Y ésta es la reconstrucción del ejemplar que Mary Leakey encontró en 1959.
 


Morell, Virginia, (1995) Ancestral Passions: The Leakey Family and the Quest for Humankinds Beginnings. p. 175

Compartir

facebooktwitter

 
Vdeo

1960-Louis Leakey descubre al Habilidoso: Homo habilis

Louis Leakey (1903-1972), paleontólogo británico nacido en Kenya, quién encontró junto con su esposa Mary (1913-1996) las evidencias del origen africano del hombre, saltó a la fama con el descubrimiento de Zinj en 1959.

Antes de 1959, durante los casi 30 años que llevaban trabajando en Olduvai, Tanzania, lo único que habían excavado eran restos de animales extintos y herramientas de piedra seguramente utilizadas para cazar o destazar esos animales.

Los Leakey se habían propuesto encontrar a los fabricantes de esas herramientas, pero hasta 1960 no habían corrido con suerte.

A partir del descubrimiento de Zinj, Louis Leakey logró obtener los recursos y el apoyo económico necesarios para organizar las excavaciones en Olduvai que le permitieron localizar los restos de un homínido que caía en la categoría Homo, en línea directa hacia Homo sapiens.

Se trata de un homínido, al que llamó Homo habilis, con capacidad craneana más grande y molares más pequeños que los Australopithecus, ubicado en estratos donde había herramientas de piedra que hoy se conocen como la Tecnología Olduvayense.

Homo habilis, con una antiguedad de 1.8 ma, es el primer ancestro de los humanos encontrado en África del Este.

Ésta es una reconstrucción tridimensional de un fósil de Homo habilis.

Aquí encuentras otros descubridores de fósiles de homínidos.


Gibbons, Ann, () The First Human. p. 45

Compartir

facebooktwitter

 
Vdeo

1974-Donald Johanson descubre a Lucy: Australopithecus afarensis

Donald Johanson es un paleontólogo estadounidense, nacido en 1943, que se hizo famoso por haber descubierto en 1974, a la edad de 31 años, los restos de un homínido bípedo, distinto a Homo sapiens, que vivió en la zona de Hadar, Etiopía, hace 3.18 ma.

Al individuo encontrado le pusieron el sobrenombre de Lucy, pues Lucy in the Sky with Diamonds es la canción de los Beatles que se escuchó en el campamento la noche que se festejó el descubrimiento. Por los siguientes 20 años, Lucy fue el homínido más antiguo jamás encontrado.

El nombre científico de Lucy es Australopithecus afarensis. Se trata de un homínido con un cráneo todavía pequeño, del tamaño del cráneo de los simios actuales, pero con evidencias claras de bipedismo.

Lucy es de los pocos fósiles de homínidos que se encuentran bastante completos.

El equipo de Johanson logró recuperar el 40% del cuerpo.

Hoy se sabe que la especie a la que Lucy pertenece, Australopithecus afarensis, es una especie antepasada de Homo sapiens.

Hasta la fecha se han encontrado del orden de 100 ejemplares distintos.

Aquí encuentras otros descubridores de fósiles de homínidos.

1
Vdeo
3 400 000 AC Australopitecus: Historia de Lucy
 
2
Vdeo
Big Think. Entrevista con Donald Johanson
 
3
Vdeo
Encontrando el fósil de Lucy
   
settings Sugerimos siempre buscar el icono de "settings" (preferencias) en Youtube para activar los Subtítulos en español


Gibbons, Ann, () The First Human. p. 79

Compartir

facebooktwitter

 
Vdeo

1976-Mary Leakey descubre las huellas de Laetoli

Durante 1974 y 1975, el equipo de Mary Leakey encontró algunos fósiles de homínidos y muchos de otros animales, como musarañas, elefantes, tortugas, en la zona de Laetoli, al sur de la Garganta de Olduvai.

Los yacimientos donde se encontraron los fósiles habían sido fechados de hace entre 3.59 y 3.77 ma, el periodo cuando nuestros antepasados bípedos consolidaban su presencia en el Gran Valle del Rift.

Decidieron que el sitio debía ser estudiado con cuidado pues prometía esconder muchas sorpresas.

Dos colaboradores, Andrew Hill y David Western, encontraron, durante una caminata por el sitio, huellas de animales conservadas en ceniza volcánica solidificada.

Durante 1976 el equipo completo se dedicó a buscar más huellas, relegando la búsqueda de fósiles a segundo plano.

Las conservación de las huellas de Laetoli se debe a una combinación de condiciones climáticas, volcánicas y minerológicas. Una serie de erupciones de ceniza de los volcanes Sadiman y Lemgarut debieron haber coincidido con algo de lluvia. Al caminar los animales sobre las cenizas mojadas por la lluvia, quedaron unas huellas que al secarse solidificaron como cemento bajo el sol. La siguiente lluvia de cenizas dejó una capa protectora sobre las huellas. Así sucesivamente, existen seis distintas capas, que en total miden 15 cm de espesor y que contienen todas ellas huellas muy bien conservadas.

Durante los últimos días de 1976 se encontraron huellas de aves y mamíferos, desde liebres hasta elefantes y rinocerontes. En 1977 y 1978 se encontraron siete sitios donde las huellas de mamíferos y aves estaban expuestas debido a la erosión natural y desgaste debido al clima.

En 1978 encontró lo que parecía ser la huella del talón de un homínido. A Tim White se le asignó la excavación del sitio. Detrás del talón, a 20 cm apareció otra huella, ésta claramente hecha por el pie derecho. Detrás de ella, una huella de un pie izquierdo; detrás, otra; y así sucesivamente.

En total se encontraron dos rastros de dos individuos. La longitud del terreno excavado es de 41 m donde quedan expuestos 27.5 m de huellas. Tienen 3.6 ma de antiguedad pero son casi iguales a las huellas que nosotros dejaríamos al caminar en la arena de una playa mojada.

Son huellas de humanos, muy parecidos a nosotros, que caminaban erguidos, hacia el sur, alejándose de los volcanes. Aunque quizá nunca sea posible asegurar a qué especie pertenecen, el consenso es que son huella dejadas por algunos Australopithecus afarensis.

Aquí encuentras otros descubridores de fósiles de homínidos.


Reader, John, (2011) Missing Links: In Search of Human Origins p. 408

Compartir

facebooktwitter

 
Vdeo

1984-Richard Leakey descubre al Niño de Turkana-Homo erectus

Richard Leakey, hijo de Louis y Mary Leakey y esposo de Meave Leakey, nació en Kenya en 1944.

Ha dedicado toda su vida a proteger la ecología y la fauna salvaje de su país. Fue director del Museo Nacional, del Departamento de Conservación de Vida Silvestre y lider de un sinnúmero de expediciones con paleontólogos dedicados a buscar fósiles de homínidos.

En 1984, en una región de Kenya llamada Nariokotome, a orillas del lago Turkana, él y su equipo encontraron un esqueleto casi completo: el 80% del cuerpo de un niño de 9 a 12 años de edad que vivió hace 1.6 millones de años y que es un ejemplar de Homo erectus.

Este fósil, conocido como el Niño de Turkana, es el esqueleto de homínido más completo jamás encontrado.

Salvo los pies y las manos, el resto del cuerpo está casi intacto.

Ésta es la reconstrucción tridimensional del Niño de Turkana.

Aquí encuentras otros descubridores de fósiles de homínidos.

1
Vdeo
Cráneo y maxilar del niño de Turkana
       
settings Sugerimos siempre buscar el icono de "settings" (preferencias) en Youtube para activar los Subtítulos en español


Gibbons, Ann, () The First Human. p. 121

Compartir

facebooktwitter

 
Vdeo

1992-Tim White descubre a Ardi: Ardipithecus ramidus

Tim White, nacido en 1950 en California, es un paleontólogo estadounidense apasionado por encontrar evidencias del origen del ser humano y entender cómo fue su evolución.

Trabajando en Etiopía, en una población llamada Aramis, a 250 kms al noreste de Addis Abeba, en 1992 encontró, junto con su equipo de trabajo, un diente de un individuo que podía haber sido antepasado de Homo sapiens.

Las excavaciones se reiniciaron en 1994. Trabajando con su estudiante Yohannes Haile-Selassie, White encontró huesos de la palma de la mano, pelvis, pierna, tobillo, huesos del pie, brazo, puño, maxilar con dientes y un cráneo.

Todos los restos parecían pertenecer a un sólo individuo pues no había huesos duplicados.

El mal estado de los restos los obligó a llevarlos al Museo Nacional de Etiopía para trabajarlos en el laboratorio, labor que les tomó más de 3 años en terminar.

Aunque se sabía de su existencia del fósil desde los años 90´s, no fue sino hasta 2009 que se anunció formalmente el descubrimiento de Ardipithecus ramidus. Son los restos de una hembra con una capacidad craneana de medio kilo, con una antigüedad de 4.4 ma y una posible evidencia de bipedismo.

En 1994, Ardi, sobrenombre del ejemplar, pasó a ser el antepasado del ser humano más antiguo jamás encontrado, lugar que Lucy había ocupado por 20 años.

Aquí encuentras otros descubridores de fósiles de homínidos.


Gibbons, Ann, () The First Human. p. 13

Compartir

facebooktwitter

 
Vdeo

1994-Meave Leakey descubre a Australopithecus anamensis

Meave Leakey, inglesa nacida en 1942, es la esposa de Richard Leakey y nuera de Louis y Mary Leakey.

Al igual que su marido y sus suegros, ha dedicado toda su vida a buscar fósiles, aunque ella se ha especializado en fósiles de animales, ya que es experta en zoología.

En 1994, cuando su esposo Richard se recuperaba de un accidente aéreo seguramente provocado por los cazadores ilegales de elefantes a los cuales Richard perseguía, ya que era el responsable del Kenyan Wildlife Service, Meave y su equipo encontraron en una región de Kenya llamada Kanapoi, unos dientes y el maxilar superior de un animal del tamaño de un chimpancé.

Ella, que conocía la geología de la zona muy bien, sabía que esos restos tenían del orden de 4 ma. A las pocas semanas se encontraron un pedazo de tibia, parecido a los huesos de Lucy, que evidenciaba que este animal caminaba erguido en dos patas. Después encontraron más dientes, la mandíbula inferior completa y unas secciones del cráneo.

El entusiasmo cundió entre los paleontólogos pues estaban seguros habían encontrado a un antepasado de Lucy que era bípedo.

A Meave la opacó un poco el descubrimiento que Tim White acababa de anunciar acerca de Ardipithecus ramidus, sin embargo cuando los dos investigadores se reunieron para comparar fósiles, fue claro que el descubrimiento de Meave, ahora conocido como Australopithecus anamensis, era diferente a ramidus e intermedio entre ramidus y Lucy (afarensis).

El descubrimiento de la tibia se convirtió en la evidencia más antigua hasta ese momento de que un homínido caminaba en dos patas hace 4 ma.

Aquí encuentras otros descubridores de fósiles de homínidos.


Gibbons, Ann, () The First Human. p. 19

Compartir

facebooktwitter

 
Vdeo

2000-Martin Pickford y Brigitte Senut descubren a Orrorin tugenensis

Martin Pickford es un paleontólogo inglés y Brigitte Senut es una paleontóloga francesa que colaboran juntos desde hace muchos años.

En 2000, en una región de Kenya llamada Tugen, encontraron los restos de un homínido de hace 6 ma, que por ser el primer fósil descubierto en el siglo XXI le llamaron el Ancestro del Milenio.

En su momento era el homínido más antiguo jamás encontrado.

Hasta la fecha se han encontrado del orden de 20 individuos. Sus fémures sugieren que caminaba erguido.

El nombre científico de este homínido es Orrorin tugenensis y no se sabe a ciencia cierta cómo está emparentado con Homo sapiens.

Aquí encuentras otros descubridores de fósiles de homínidos.


Gibbons, Ann, () The First Human. p. 193

Compartir

facebooktwitter

 
Vdeo

2000-Zeresenay Alemseged descubre a la bebé Selam: Australopithecus afarensis

Zeresenay Alemseged, paleontólogo etíope radicado en San Francisco, descubrió en el año 2000 a Selam (que significa Paz), en una región de Etiopía llamada Dikika. Es el fósil de una infante de 3 años de edad, perteneciente a la especie A. afarensis, la misma a la que Lucy pertenece.

Se trata de los restos de homínido más completos jamás encontrados, más completos inclusive que los de Lucy.

Selam fue encontrada a 4 km del sitio donde Lucy se encontró y tiene alrededor de 3.3 ma, 150 ka más antigua que Lucy.

Les tomó 5 años separar el cuerpo de Selam de la roca dentro de la cual se encontraba. Después de estudiar al fósil, se sabe por sus extremidades inferiores que Selam era bípeda, sin embargo, sus dedos largos de las manos sugieren que tenía adaptaciones para llevar una vida arbórea.

Estas conclusiones hacen sentido pues los estudios de medio ambiente en la zona apuntan a que aunque Dikika hoy en día es una zona muy árida, hace 3.3 ma estaba ubicada en el delta de un río, rodeada de árboles y pastizales.

Aquí encuentras otros descubridores de fósiles de homínidos.


Scientific American Editors, (2013) Becoming Human: Our Past, Present and Future. p. 1.1

Compartir

facebooktwitter

 
Vdeo

2002-Michel Brunet descubre a Toumai: Sahelanthropus tchadensis

Michel Brunet, nacido en 1940, es un paleontólogo francés quién junto con su equipo en 2002 encontró en la región de Toros-Menalla, en Chad, los restos de un homínido que hasta la fecha es el más antiguo del cual se tiene conocimiento.

Se sabe que vivió hace entre 6 y 7 ma, sus dientes y cráneo tienen rasgos similares a los humanos y posibles signos de bipedismo.

Fue encontrado junto con cientos de restos de animales extintos parecidos a elefantes e hipopótamos.

Se le conoce con el sobrenombre de Toumai y el nombre científico de Sahelanthropus tchadensis.

Su descubrimiento sugiere que es posible que la cuna de la humanidad sea África Central.

Aquí encuentras otros descubridores de fósiles de homínidos.

1
Vdeo
Sahelanthropus Tchadensis
       
settings Sugerimos siempre buscar el icono de "settings" (preferencias) en Youtube para activar los Subtítulos en español


Gibbons, Ann, () The First Human. p. 209

Compartir

facebooktwitter

 
Vdeo

2003-Arqueólogos australianos descubren Homo floresiensis

En un isla remota del archipiélago indonesio, Flores, en 2003 se descubrió que una especie desconocida de homínidos había sobrevivido hasta hace 18 ka.

Eran pequeños, de poco más de un metro de altura y caminaban erguidos. Tenían cerebros pequeños, inclusive para su estatura, pero habían fabricado herramientas de piedra y convivían en la isla con cigueñas carnívoras enormes y con dragones de Komodo.

El descubrimiento encajaba perfecto con los personajes de la serie de películas, famosas en el momento, El Señor de los Anillos, por lo que se le apodó Hobbit.

Primero se pensó que Homo floresiensis era descendiente de Homo erectus, quién pobló Asia y Europa por 2 millones de años. Se argumentaba que el hecho que había vivido en una isla había provocado el fenómeno de enanismo, muy conocido en muchas otras especies.

Actualmente, después de haber encontrado más de catorce individuos, las evidencias fortalecen la hipótesis de que Homo floresiensis es un sobreviviente de una especie de homínidos con características similares a los homínidos anteriores a Homo erectus.

Recomendamos la lectura de este artículo sobre el tema, publicado muy recientemente.

Aquí encuentras otros descubridores de fósiles de homínidos.


Reader, John, (2011) Missing Links: In Search of Human Origins p. 147

Compartir

facebooktwitter

 
Vdeo

2008-Investigadores rusos descubren al Homínido de Denísova

En el verano de 2008, investigadores rusos que excavaban la cueva de Denísova, en el sur de Siberia, encontraron un fragmento de hueso de dedo humano.

Supusieron que se trataba de hueso de Neandertal, igual a los demás que ya habían encontrado y que tenían una antiguedad de 30 a 40 ka.

En 2010, Svante Paabo, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania, analizó el ADN del dedo y descubrió que no se parecía al ADN de los Neandertales: el hueso había pertenecido a una especie humana extinta, desconocida, que había salido de África antes que los Neandertales.

La hipótesis se reforzó cuando se analizó un diente encontrado en la cueva en 2000. La conclusión fue rotunda: el ADN de los homínidos de Denísova pertenece a una categoría distinta.

Todo parece indicar que los ancestros de los denisovanos se separaron de nuestros ancestros hace 804 ka y se separaron de los Neandertales hace 640 ka.

También se sabe que compartimos entre 1 y 4% de nuestro genoma con los Neandertales y que algunas poblaciones actuales comparten genoma con los denisovanos.

Eso significa que cuando se encontraron, hubo intercambio genético entre las poblaciones, aun cuando habían estado separadas geográficamente por miles de años.

Aquí encuentras otros descubridores de fósiles de homínidos.


Reader, John, (2011) Missing Links: In Search of Human Origins p. 118

Compartir

facebooktwitter

 
Vdeo

2008-Lee Berger descubre a Australopithecus sediba.

Lee Berger es un paleoantropólogo norteamericano nacido en 1965 y radicado en Johannesburg. Durante sus primeros 20 años de vida profesional, los únicos restos de homínido que había encontrado eran una docena de fósiles rotos entre grandes cantidades de huesos de animales. Pero tenía confianza que un día correría con suerte.

Decidió analizar con lupa la región cercana a Johanessburg conocida como la Cuna de la Humanidad. Apoyado en Google Earth, un Sistema de Posicionamiento Global (GPS), imágenes de satélite y mapas geológicos, escogió aquellos sitios que pudieran tener cuevas donde la probabilidad de encontrar fósiles fuera grande.

Su hijo Matthew, de 9 años de edad, encontró en una zona llamada Malapa, dentro de una roca en el suelo, la clavícula de un homínido muy antiguo. Durante los siguientes meses, Berger solicitó permiso para explorar el terreno, se instaló en tiendas de campaña y descubrió 2 esqueletos más completos que el de Lucy: un adulto hembra y un niño con un cráneo casi intacto.

En 2010 se hizo el anuncio oficial. A la especie la llamaron Australopithecus sediba. Los dos ejemplares tienen una antigüedad de 1.97 ma, parecen representar la transición entre australopitecos y los primeros miembros del género Homo. Tienen un cráneo pequeño, de menos de 500 cc, poca altura y pies más parecidos a los simios, pero manos, dientes y pelvis similares a los de Homo. Berger lo describe como un mosaico de rasgos humanos y no humanos, y comenta que es posible que sediba sea antepasado de Homo sapiens.

Éste fue el primer gran descubrimiento de Berger, quién sentó el precedente de llevar a cabo su investigación reportando abiertamente todos los resultados, muy diferente a como se acostumbraba tradicionalmente: esconder en secreto los descubrimientos hasta el momento de la primera publicación científica. 

Además, su descubrimiento duplicó el número de fósiles de homínidos existentes hasta esa fecha.

Pero Berger no se imaginaba lo que el futuro le deparaba.

Aquí encuentras otros descubridores de fósiles de homínidos.

1
Vdeo
Part Ape, Part Human: The Fossils of Malapa | Nat Geo Live
 
2
Vdeo
Interview with Lee Berger about Malapa, Australopithecus sediba, and open science
     
settings Sugerimos siempre buscar el icono de "settings" (preferencias) en Youtube para activar los Subtítulos en español


Berger, Lee (2017) Almost Human: The Astonishing Tale of Homo naledi and the Discovery That Changed Our Human Story

Compartir

facebooktwitter

 
Vdeo

2013-Lee Berger descubre a Homo naledi

Después de descubrir a Australopithecus sediba en 2008, Lee Berger se dedicó a ubicar todos aquellos sitios cerca de la Cuna de la Humanidad candidatos potenciales a contener fósiles de homínidos que enriquecieran el conocimiento acerca del origen de Homo sapiens. Sabía que aunque esta zona cerca de Johanessburg ha sido la más estudiada durante los últimos 100 años, con seguridad los paleontógos habían dejado restos sin encontrar.

Escogió para comenzar una cueva en particular, la cueva Rising Star, muy conocida para todos los paleontólogos pero de difícil acceso por tener pasadizos angostos por donde solo un cuerpo esbelto puede pasar. Contrató a dos espeleólogos jóvenes y delgados que el primer día bajaron a una cámara situada a 30 metros de profundidad y encontraron una enorme cantidad de huesos de homínidos. Berger no daba crédito a su descubrimiento. Desafortunadamente, como él es robusto, no pudo presenciar ese momento.

Lanzó una convocatoria por Facebook, invitando a alumnos de doctorado con experiencia en excavaciones, a participar como parte de un equipo que extrajera y estudiara los restos de esa cueva. De las decenas de solicitudes que recibió, escogió a 6 investigadoras mujeres, jóvenes muy esbeltas, de diversas partes del mundo, listas para viajar a Sudáfrica e iniciar la aventura en unas cuantas semanas.

El gran mérito de Lee Berger es haber roto la tradición que dictaba que los descubrimientos de homínidos se conservaban en secreto hasta el día de la publicación científica. Él decidió transmitir en vivo lo que sucedía dentro de la cueva. Colocaron cables, lámparas, cámaras y celulares a lo largo de todo el recorrido. Montaron un centro de control en la superficie donde recibían en tiempo real la información de lo que sucedía dentro. Inclusive, invitó a reporteros de National Geographic para que publicitaran lo que iba aconteciendo y el equipo publicaba tweets constantemente compartiendo fotos de los huesos.

La misión fue un gran éxito. Durante los primeros días encontraron los restos de por lo menos 3 individuos de una misma especie—al final habrían encontrado restos de 12 individuos de todas edades y al menos un ejemplar de cada hueso del cuerpo. Lo más sorprendente fue que contrario a lo que sucede en general, que por cada hueso de homínido se encuentran miles de huesos de animales, en este caso se trataba en exclusiva de huesos de homínidos, y en grandes cantidades. Nunca en la historia de la paleontología se habían hallado tantos restos de un misma especie juntos.

Los ejemplares pertenecen a una especie de poca altura, con cráneo del tamaño de una naranja pero de forma muy similar a la humana, a la que decidieron nombrar Homo naledi. La mano tiene un pulgar oponible, capaz de utilizar herramientas como las de Homo habilis, aunque no se encontró ninguna.  Los pies son casi indistinguibles de los de Homo sapiens. La cara y caderas son como de humano, pero el cuerpo es parecido a un australopetecino con algunos rasgos de simio. La especie tiene una mezcla de rasgos primitivos y modernos, característica que no tiene ningún homínido conocido.

El hecho que no aparecieron restos de otras especies y que los huesos estaban intactos, hace pensar que la cueva fue utilizada como un lugar de desecho de cadáveres.

Eventualmente el equipo se convirtió en un grupo de más de 100 gentes, dedicadas a limpiar, estudiar, clasificar y fechar los fósiles: tienen una antigüedad de entre 335 y 236 ka. Este hecho implica que fueron contemporáneos de los Neandertales y los primeros Homo sapiense impacta el árbol filogenético de los homínidos: hasta la fecha es difícil ubicar con precisión a Homo naledi.

Aquí encuentras otros descubridores de fósiles de homínidos.

1
Vdeo
Our incredible origins: The astonishing tale of Homo naledi
 
2
Vdeo
The Discovery of Homo naledi
 
3
Vdeo
NOVA Science Documentary - Dawn of Humanity
   
settings Sugerimos siempre buscar el icono de "settings" (preferencias) en Youtube para activar los Subtítulos en español


Berger, Lee (2017) Almost Human: The Astonishing Tale of Homo naledi and the Discovery That Changed Our Human Story

Compartir

facebooktwitter

 
Vdeo