«Trueno gigante», el animal terrestre más grande de su tiempo

  • Descubren un colosal dinosaurio, pariente de los brontosaurios, que ya caminaba a cuatro patas hace 200 millones de años. Su tamaño duplicaba el de un gran elefante africano

Su sola presencia debía de ser una conmoción. Hace 200 millones de años, esta colosal criatura hacía sombra a cualquier otro vertebrado sobre la Tierra. La han bautizado como Ledumahadi mafube («Trueno gigante al amanecer» en la lengua africana sesotho) y sus restos han sido descubiertos por un equipo internacional de investigadores en Sudáfrica. Se trata de un nuevo dinosaurio herbívoro que pesaba 12 toneladas de peso y medía unos cuatro metros de altura en las caderas, el doble de un gran elefante africano. Además de por su impresionante anatomía, destacaba por caminar ya sobre cuatro patas, lo que anticipaba el exitoso estilo de locomoción que más tarde perfeccionarían los saurópodos, entre ellos el famoso brontosaurio.

Recreación artística del gigantesco Ledumahadi mafube. En primer plano, otro dinosaurio sudafricano, Heterodontosaurus tucki - Viktor Radermacher

Recreación artística del gigantesco Ledumahadi mafube. En primer plano, otro dinosaurio sudafricano, Heterodontosaurus tucki – Viktor Radermacher

Ledumahadi vivía en el área alrededor de lo que hoy es Clarens, en la provincia del Estado Libre de Sudáfrica. Actualmente es una zona montañosa, pero entonces era muy diferente: un paisaje plano, semiárido y con lagos de aguas poco profundas e intermitentemente secos. El paleontólogo Jonah Choiniere, de la Universidad de Witwatersrand (Wits), vio por primera vez los huesos del animal en 2012, cuando algunos todavía sobresalían de las rocas en el campo. Recuperar el esqueleto llevó algunos años. Pero desde el principio, resultaba obvio que se trataba de un ser muy grande.

Una vez fueron desenterradas todas las piezas del «rompecabezas», los investigadores se dieron cuenta de que Ledumahadi era un pariente temprano de los saurópodos, animales que comían plantas, alcanzaban las 60 toneladas y caminaban a cuatro patas con una postura similar a la de los elefantes modernos.


Continuar leyendo el artículo original escrito por Judith de Jorge en el ABC, España, sección Ciencia.

 

Deja un comentario