“Breve historia de todos los que han vivido” de Adam Rutherford

Adam Rutherford es un comunicador de ciencia inglés que estudió genética en el University College London. Ha escrito dos libros, el primero acerca del origen de la vida — Creation: The Origin of Life, The Future of Life — y éste que es un relato muy ameno acerca de las implicaciones que tiene el haber logrado secuenciar el genoma humano.

rutherford1

Todo aquél con algo de conocimiento de genética lo va a disfrutar enormemente. Platica acerca de la mezcla genética que se ha descubierto entre humanos, Neandertales y Denisovanos. El panorama no es totalmente claro pero el árbol filogenético de los distintos homínidos se va completando con los resultados recientes.

Otra sección fascinante es la que trata acerca del parentesco entre todos los humanos vivos actualmente y que tienen origen europeo. Resulta que el 20% de los europeos que vivieron hace mil años no dejaron descendientes que estén vivos actualmente. Sólo el resto, el 80% de los europeos que vivieron hace mil años, son antepasados de todos los hombres y mujeres vivos actualmente que tienen origen europeo. Dicho en otras palabras, todos los humanos que estamos vivos actualmente y que tenemos origen europeo descendemos de todos los europeos que vivieron hace mil años y antes, y que dejaron descendencia. Las implicaciones son de lo más interesante: todos somos descendientes de los reyes y reinas de hace mil años o más, si dejaron descendencia. Todos somos descendientes de Carlo Magno, por ejemplo, que se sabe dejó mucha descendencia.

Hay resultados equivalentes para Asia. Todo aquél que tenga origen asiático es descendiente de Genghis Kahn. Y todos los seres humanos vivos actualmente tenemos el antepasado común más reciente que vivió hace 3,400 años.  En fin, todos tenemos antepasados reales, todos tenemos antepasados vikingos, saracenos, romanos, godos, hunos, judíos y africanos. Muy probablemente todos somos descendientes de Nefertiti, de Confucio, de Aristóteles y de Homero, si dejaron descendencia.

Deja un comentario