“Darwin” de Adrian Desmond y James Moore

Sin lugar a dudas la mejor biografía de Charles Darwin es este libro de Desmond y Moore, basado en la correspondencia, libros y notas que Darwin dejó al morir.

darwin

 

El subtítulo de la edición en inglés es: “La Vida de un Evolucionista Atormentado”. Eso es exactamente lo que este libro nos comunica: la vida profundamente complicada que Darwin llevó a raíz de formular su teoría de cómo pudo haber surgido la enorme variabilidad de especies que hoy vemos en el planeta. Él sufría física y anímicamente todo el tiempo. Actualmente se sospecha que pudo haber padecido intolerancia a la lactosa, pero el hecho es que vivía eternamente enfermo, con diarreas y vómito que le duraban semanas, y que no le permitían dedicarse a lo que a él más le apasionaba: el estudio de la naturaleza.

Aún así, es impresionante todo lo que escribió. Durante los 50 años de su vida adulta, siempre estaba escribiendo algún libro. Como era de familia acomodada, nunca trabajó formalmente, aunque trabajaba en su casa sin parar, imagen perfecta de lo que hoy llamaríamos un “adicto al trabajo”.

Lo interesante de este libro es que le permite a uno comprender lo famoso que fue Darwin en su época. Aún trabajando desde casa y sin un sólo título universitario ni carrera formal en ciencias naturales, Darwin se convirtió y fue reconocido en vida como una de las máximas autoridades en biología. Además de plantear las teorías de la selección natural y la selección sexual como los motores que produjeron la diversidad de especies, Darwin era experto en gusanos, orquídeas, plantas trepadoras, percebes, palomas, y un sinnúmero de diferentes especies que estudiaba con obsesión en las instalaciones que para ello había construido en su casa de Downe en Kent, Inglaterra.

El libro es una ventana al mundo del siglo XIX, cuando la medicina no había inventado analgésicos, anestésicos, antibióticos o antidepresivos. El pobre de Darwin tenía que soportar tratamientos de agua fría para calmar sus malestares, recurrir a sesiones de espiritismo para buscar ayuda de los antepasados, y aplicar cloroformo a su esposa durante los partos, como si éste fuera el mayor invento de la humanidad.

Todos los personajes de la época, como Huxley, Wallace, Lyell, Romanes, Lubbock, Haeckel, Chambers, todos cobran vida y nos hacen partícipes de la conmoción que hubo en 1859 cuando nuestro admirado Charles Darwin publicó El Origen de las Especies.

Además, se vuelve uno experto en “trivia acerca de Darwin”: después de su viaje en el Beagle, nunca volvió a salir de Inglaterra; era un burgués extremo, con un ejército de empleados domésticos que lo atendían constantemente; era extremadamente rico, pues vivía de los intereses de la fortuna que heredó de su padre, sin contar la fortuna de su esposa, quién probablemente era más rica que él; sus libros se vendían “como pan caliente” pues las ediciones se agotaban en semanas y fueron todos traducidos a muchos idiomas.

No se lo pierdan. Es un libro de más de 600 páginas, pero que no debe uno dejar de leer.

Deja un comentario