Hallazgo: peces viven debajo de la Antártida

  • Científicos encuentran un pez transparente en la cuña de agua oculta bajo 740 metros de hielo, a 850 kilómetros de la luz solar

Con gran sorpresa, un grupo de investigadores en Antártida descubrieron peces y otros animales acuáticos viviendo en perpetua oscuridad y frío, bajo un techo de hielo de 740 metros de espesor. Los animales viven en una cuña de agua de mar a 10 metros de profundidad, sellada entre una capa superior de hielo y el lecho marino, inhóspito y rocoso, una ubicación tan remota y hostil que muchos científicos no esperaban encontrar nada más que escasa vida microbiana.

ross_ice_shelf

Un equipo de científicos y perforadores de hielo hizo el descubrimiento tras bajar un pequeño robot hecho a la medida, por el estrecho agujero que perforaron a través de la barrera de hielo de Ross, una placa de hielo glaciar del tamaño de Francia que está suspendida frente a la costa de la Antártida y flota en el océano. El remoto sitio en el mar explorado por los científicos se asienta debajo de la esquina posterior de la barrera flotante, donde la plataforma se encuentra con lo que sería la costa de la Antártida si todo ese hielo se retirara.

“Estoy sorprendido”, dice Ross Powell, un geólogo glacial de 63 años de la Universidad del Norte de Illinois que codirigió la expedición con otros dos científicos. Powell habló conmigo vía teléfono satelital desde la remota ubicación en la capa de hielo de la Antártida Occidental, donde 40 científicos, perforadores de hielo y técnicos fueron llevados a bordo de aviones montados en esquís.

“He trabajado en esta área durante toda mi carrera”, dice Powell, estudiando las ‘barrigas’ de los glaciares, donde estos fluyen hacia los océanos. “Se entiende que estas áreas tienen muy poca comida, son desoladas y no albergan vida”. Pero de algún modo el ecosistema logró sobrevivir increíblemente lejos de la luz del sol, la fuente de energía para la mayoría de la vida en la Tierra. El descubrimiento permite reflexionar sobre qué tipo de vida compleja pero aún desconocida podría habitar las vastas áreas debajo de hielo de las barreras de hielo de la Antártida, que comprenden más de un millón de kilómetros cuadrados de fondo marino inexplorado.

best_fish2La expedición, financiada por la Fundación Nacional de la Ciencia de EE.UU., se había aventurado hasta esta ubicación para investigar la historia y la estabilidad a largo plazo de la Corriente de Hielo Whillans, un gran glaciar que fluye desde la costa de la Antártida y se introduce en la barrera de hielo Ross. La expedición comenzó en diciembre cuando los tractores remolcaron grandes trineos que llevaban más de 400 toneladas métricas de combustible y equipo hasta la remota ubicación a 630 kilómetros del Polo Sur y 1.000 kilómetros de la base permanente más cercana.

A principios de enero, el equipo inició un esfuerzo sin precedentes para perforar a través del hielo con el fin de llegar a un lugar llamado zona base, que es esencialmente, una playa subglacial donde los glaciares pasan de descansar sobre la roca madre a flotar en el agua al tiempo que se alejan del borde del continente. Un equipo de perforadores de hielo de la Universidad de Nebraska-Lincoln (UNL) utilizó un chorro de agua caliente proveniente de una manguera de Kevlar de un kilómetro de largo y del diámetro del tobillo para derretir un agujero a través del hielo y llegar hasta el agua de mar que hay debajo.

Hasta ahora nadie había observado directamente la zona base de un gran glaciar antártico. Y desde que el agujero se abrió, el 7 de enero, hora del Pacífico, parecía que ese lugar no albergaba vida.

 Continuar en el artículo original.


Artículo original publicado el 28 de enero de 2015 por Douglas Fox en Scientific American Español.

Deja un comentario