Todo sobre la Evolución
Ser humano

1976-Mary Leakey descubre las huellas de Laetoli

 
 

Durante 1974 y 1975, el equipo de Mary Leakey encontró algunos fósiles de homínidos y muchos de otros animales, como musarañas, elefantes, tortugas, en la zona de Laetoli, al sur de la Garganta de Olduvai.

Los yacimientos donde se encontraron los fósiles habían sido fechados de hace entre 3.59 y 3.77 ma, el periodo cuando nuestros antepasados bípedos consolidaban su presencia en el Gran Valle del Rift.

Decidieron que el sitio debía ser estudiado con cuidado pues prometía esconder muchas sorpresas.

Dos colaboradores, Andrew Hill y David Western, encontraron, durante una caminata por el sitio, huellas de animales conservadas en ceniza volcánica solidificada.

Durante 1976 el equipo completo se dedicó a buscar más huellas, relegando la búsqueda de fósiles a segundo plano.

Las conservación de las huellas de Laetoli se debe a una combinación de condiciones climáticas, volcánicas y minerológicas. Una serie de erupciones de ceniza de los volcanes Sadiman y Lemgarut debieron haber coincidido con algo de lluvia. Al caminar los animales sobre las cenizas mojadas por la lluvia, quedaron unas huellas que al secarse solidificaron como cemento bajo el sol. La siguiente lluvia de cenizas dejó una capa protectora sobre las huellas. Así sucesivamente, existen seis distintas capas, que en total miden 15 cm de espesor y que contienen todas ellas huellas muy bien conservadas.

Durante los últimos días de 1976 se encontraron huellas de aves y mamíferos, desde liebres hasta elefantes y rinocerontes. En 1977 y 1978 se encontraron siete sitios donde las huellas de mamíferos y aves estaban expuestas debido a la erosión natural y desgaste debido al clima.

En 1978 encontró lo que parecía ser la huella del talón de un homínido. A Tim White se le asignó la excavación del sitio. Detrás del talón, a 20 cm apareció otra huella, ésta claramente hecha por el pie derecho. Detrás de ella, una huella de un pie izquierdo; detrás, otra; y así sucesivamente.

En total se encontraron dos rastros de dos individuos. La longitud del terreno excavado es de 41 m donde quedan expuestos 27.5 m de huellas. Tienen 3.6 ma de antiguedad pero son casi iguales a las huellas que nosotros dejaríamos al caminar en la arena de una playa mojada.

Son huellas de humanos, muy parecidos a nosotros, que caminaban erguidos, hacia el sur, alejándose de los volcanes. Aunque quizá nunca sea posible asegurar a qué especie pertenecen, el consenso es que son huella dejadas por algunos Australopithecus afarensis.

Versión impresa
Versión impresa en inglés
Síguenos en Facebook-español
Follow us on Facebook-English

Referencias:
Reader, John, (2011) Missing Links: In Search of Human Origins p. 408

Compartir

facebooktwitter

visitas: 597