Todo sobre la Evolución
Ser humano

Los humanos no somos herbívoros

 
 

Los humanos comemos plantas pero nuestra conducta alimenticia sugiere que no somos una especie herbívora.

Muchos de nosotros vivimos rodeados de pinos, fresnos, álamos, ficus y laureles, pero a nadie se le ocurre hacerse una ensalada con las hojas de estos árboles. Tampoco se nos ocurriría cenar las hierbas silvestres de un bosque.

La razón es que muchas de estas plantas han desarrollado toxinas para defenderse de sus depredadores y además contienen compuestos que no podemos digerir. Si nosotros comiéramos sus hojas, dependiendo de la especie que se trate, podríamos sufrir de paro cardiáco, glaucoma, malestar estomacal, pérdida de visión periférica o irritación de las membranas mucosas.

Las pocas hierbas que comemos, como lechuga, brócoli o espinacas, han sido seleccionadas artificialmente de tal manera que no contengan toxinas. Esto ha provocado que tengamos una idea distorsionada de la realidad de las plantas y hierbas.

Nuestra imagen de un mundo verde y sano está totalmente equivocada. Los bosques y selvas son sitios ricos en substancias venenosas.

Las plantas evolucionaron produciendo toxinas para defenderse y sus depredadores evolucionaron desarrollando métodos bioquímicos para neutralizarlas.

Nosotros no pertenecemos a esos grupos. Nosotros evolucionamos un aparato digestivo que funciona de maravilla con una dieta cocida formada por proteínas, grasas y carbohidratos.

Síguenos en Facebook-español
Follow us on Facebook-English

Referencias:
Haskell, David George., (2012) The Forest Unseen. p. 107

Compartir

facebooktwitter

visitas: 505