Todo sobre la Evolución
Ser humano

Glossopteris (298 ma.)

 
 

Eduard Suess (1831-1914) fue un geólogo inglés que se interesó en tratar de entender el origen de un fósil enigmático llamado Glossopteris.

Se trataba de un fósil de árbol o arbusto que tenía unas hojas que parecen lengua de vaca, era del Pérmico y lo más extraño es las rocas donde aparecía. Había fósiles en Sudamérica, India, Australia y Sudáfrica.

¿Cómo era posible que un árbol hubiera evolucionado en lugares tan distantes uno del otro?

La conclusión a la que llegó Suess era que en algún momento esos continentes habían estado unidos y fue el primero en proponer la existencia del supercontinente Gondwana.

La explicación que daba Suess era que el mar que los separaba actualmente había inundado el terreno después del Pérmico. Nunca se le ocurrió que los continentes se podían haber movido de lugar. La teoría de las placas tectónicas tardaría muchas décadas en aparecer.

La historia de Glossopteris tiene una componente trágica pues cuando Robert Scott hizo su expedición al Polo Sur, su equipo de colaboradores recolectó fósiles de Glossopteris en la Antártica. Scott murió junto con sus hombres en 1912. Cuando sus cuerpos fueron encontrados 8 meses después, aparecieron los fósiles.

Son la primera evidencia que Antártica era también parte de este supercontinente. Suess nunca se imaginó esto.

Además de Glossopteris se han encontrado muchos otros fósiles que evolucionaron antes de que Gondwana se separara hace 200 ma.

 .

Síguenos en Facebook-español
Follow us on Facebook-English

Referencias:
Shubin, Neil, (2013) The Universe Within: Discovering the Common History of Rocks, Planets and People. p. 100

Compartir

facebooktwitter

visitas: 822