Todo sobre la Evolución
Ser humano

El VIH

 
 

El Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) produce una enfermedad que es personal, no sólo en su modo de transmisión ni en el estigma para quien lo porta. Ni siquiera es igual en la intensidad de su destrucción rampante.

Es personal porque dos cualesquiera infecciones son totalmente distintas. Aun cuando llevan el mismo nombre y tienen las mismas consecuencias y prognosis, cada infección de VIH evoluciona de manera única y se convierte en un evento imposible de replicar. Es una trayectoria más que una enfermedad.

La infección con VIH evoluciona tan rápido que en dos meses el virus ya se esconde del sistema inmune que trata de atacarlo. Si dos individuos se infectan de manera idéntica el mismo día, inmediatamente empiezan a divergir siguiendo distintos caminos evolutivos para evitar que el cuerpo de cada uno de ellos utilice sus habilidades para destruirlos.

No es una exageración decir que el VIH es la entidad conocida que más rápidamente evoluciona.

A dos años de la infección, el virus original evoluciona, de ser un virus genéticamente homogéneo, en una mezcla de virus más diferentes entre sí que los humanos y los chimpancés.

Los llamamos con el mismo nombre pero en realidad son un ejército invasivo de tanques, misiles, infantería, todos ellos resultado de la evolución a partir de un único soldado de a pie que entró al cuerpo.

 

Si estás interesado(a) en notas de actualidad sobre Evolución, te invitamos a visitar la sección de Noticias de todosobrelaevolución, donde encontrarás artículos publicados en medios impresos durante los últimos meses. .

Síguenos en Facebook-español
Follow us on Facebook-English

Referencias:
Referencia. Palumbi, Stephen, (2001) The Evolution Explosion: How Humans Cause Rapid Evolutionary Change. p. 95

Compartir

facebooktwitter

visitas: 500